La natación durante el embarazo es muy recomendable

natacion-embarazo-fabrica de colchones la ciguena colchon de cuna a medida en 48 horas

La natación durante el embarazo es muy recomendable

Como se suele decir, el embarazo no es una enfermedad. La práctica del deporte es siempre recomendado para todo el mundo, pero, dependiendo de quien lo practique tendrá que controlar el tipo de deporte, intensidad, etc. embarazo piscina

Por ejemplo, el Spinning es un deporte aeróbico muy completo, pero en una persona con obesidad tendrá que moderar mucho el tiempo, la frecuencia y la intensidad; no quiere decir que no haga deporte, quiere decir que tiene que ADAPTARSE.

En el caso de la natación en el embarazo ocurre algo parecido: es muy recomendado la práctica pero hemos de conocer ciertas limitaciones que tiene la mujer gestante debido a su condición. A continuación voy a explicaros los beneficios de la natación en el embarazo así como consejos y limitaciones para la buena praxis.

En el agua la futura mami se siente más ligera, su barriga no pesa apenas, con lo cual podemos realizar ejercicios que fuera del agua serían difíciles de realizar, costosos y en ocasiones perjudiciales. A grandes rasgos los beneficios de la natación en el embarazo son:

  • Liberar tensión en la espalda, cervicales y lumbares.
  • Mejorar el tono muscular. Se puede trabajar a nivel general “nadando” o con ejercicios concretos (pierna, glúteo, brazos… si tenéis dudas podéis consultarme qué ejercicios realizar que os ayudaré en lo que necesitéis info@ludoqua.com)
  • Estimular la circulación sanguínea, evitamos la hinchazón de piernas y la pesadez.
  • Aumentar a nivel Cardio-respiratorio. Aquí debemos hacer un inciso: nunca trabajaremos por encima del 70-75%. Calcular este porcentaje es sencillo con la fórmula de Karvonen: FCM (frecuencia cardíaca máx) = 220-edad. Esta fórmula es a grandes rasgos. Con otros deportes más intensivos encontraréis una fórmula más exacta que se calcula con pulsaciones en reposo, etc. Pero para este caso concreto con una aproximación nos es suficiente. Nunca llegaremos a la fatiga con la práctica de la natación, como decíamos al principio, el embarazo no es una enfermedad pero debemos tener en cuenta los cambios fisiológicos y anatómicos que sufre la mujer.

Otra cuestión es qué estilo de natación ejecutar.  A grandes rasgos y dependiendo de cada mujer (si médico recomienda reposo, alguna patología…):

  • Crol: se puede realizar durante todo el embarazo* siempre y cuando se cuide el estilo. A partir del 2º trimestre procuraremos que los pies siempre estén más bajos que la cabeza para favorecer la circulación e impedir posiciones de hiperlordosis lumbar.
  • Braza: aunque podrás leer por ahí que se puede realizar sin problemas, yo como técnico no te recomiendo la práctica de este estilo. Sí que se pueden realizar ejercicios como variante de la braza, pero no una braza pura.
  • Espalda: al igual que el crol, se puede practicar sin problemas* siempre y cuando se controle muy bien la posición (semi-v).
  • *: Nunca sobrepasar el 70% de FCM teórica. Trabajaremos entre un 50-70% aeróbico.

Para finalizar, una última recomendación: CUANDO ENTRES AL AGUA, SIENTE TU CUERPO, CALIENTE POCO A POCO, SIENTE COMO SE TONIFICAN TUS MÚSCULOS, APRENDE A ESCUCHARTE. PRUEBA SENSACIONES EN EL AGUA Y QUÉDATE CON ELLAS. TRABAJA LA MEMORIA CORPORAL. NUNCA TE SIENTAS FATIGADA EN EL AGUA.

Ten en cuenta que en agua no hay apenas impacto y que no duela no quiere decir que no lesione. Por ello, cualquier duda consulta con tu médico, con tu especialista en la piscina o conmigo mismo si lo necesitas 😉

 

Paco Sánchez, Certificado en actividades acuáticas y formación. Instructor de Soporte vital básico y desfibrilador, instructor de socorrismo y Ciclo Indoor.

Fuente: ludoqua.com

¡Consigue tu Calendario de Embarazo Gratis!

Calendario de embarazo Colchones La Cigüeña

Share the Post

Comments

No comment yet.

Leave a Reply